¿Le tomamos la palabra? Cinco sueños que causan furor y una consideración desesperada

12
Proceso
03/06/2021

El Salvador cumple dos años del gobierno de Nayib Bukele. Los análisis se han multiplicado en todos los espacios, desde la academia, desde el ejercicio periodístico (ahora conocido como incómodo), como en los espacios de comunicación gubernamental (que, en una especie de salto cabalístico, se nombran ahora desde el poder como periodismo).

Si pudiéramos leer la carrera política del presidente como una serie audiovisual de mucho éxito, digamos muy cercana a Game Of Thrones, podríamos pensar que hemos visto al menos tres temporadas. La primera fue la del joven guerrero indignado que diez años atrás posicionó el hashtag #VosEstásMuyJovencito como una respuesta a Norman Quijano. Un joven divertido, con la gorra hacia atrás, que soñaba con un país mejor. La segunda temporada fue la del profeta. Ese jovencito dijo que en realidad él era como “David antes de luchar contra Goliat”. En esa gran producción de drama y fantasía, las audiencias salvadoreñas contuvieron la respiración en los momentos más duros, mientras su héroe enfrentaba la pandemia, limitaba derechos y libertades, intentaba calmar las aguas de la tempestad de las tormentas Amanda y Cristóbal y luchaba contra la plaga de langostas, lanzadas como castigo a una sociedad que se plegó a otros faraones y otros poderes que no eran los suyos.

Nuestra tercera temporada ha subido su rating y su producción tiene una importante inversión de dinero. Por suerte, los productores saben que es muy rentable. Como ya es sabido inició con una sola palabra “Dracarys”. Y no diremos mucho más, no queremos spoilers. El protagonista habló ante la comunidad internacional y se dirigió a los embajadores, interpeló al representante de Canadá y le dijo: “queremos ser como ustedes”.

Desde la UCA, preguntamos a varios salvadoreños que viven en Canadá cuáles son las cosas que más valoran de vivir en este país. Entre lo que nos contaron hubo consenso sobre cinco procesos que dejamos anotados. Si le tomamos la palabra al presidente, esperamos que en su rendición de cuentas del 2022, además de la alfombra roja y los aplausos, tengamos al menos estas propuestas, esos son nuestros sueños:

  1. Salud pública universal: el sistema de salud de Canadá es uno de los mejores del mundo y permite que cualquier persona tenga acceso a tratamientos de primer nivel, con médicos bien formados, bien pagados y con horarios laborales dignos. La investigación en salud es también esencial.
  2. Educación libre de costos hasta secundaria y una oferta universitaria con precios accesibles, incluso se ofrecen préstamos para que todos los admitidos puedan estudiar: El sistema está diseñado de tal forma que si a alguien le interesa una materia que se imparte en cualquier universidad de Canadá, puede inscribir y continuar pagando desde la institución en donde se ha inscrito. Las carreras son interdisciplinarias y las universidades están posicionadas en los ranking mundiales.
  3. Descentralización: no hay una apuesta por la unidad, sino por la diversidad. No se busca una federación ni un solo político tiene todo el peso. Cada provincia se gobierna a sí misma.
  4. Seguro de desempleo: si usted no tiene trabajo no va a pensar en migrar, porque el Estado le asegura una pensión que le permite vivir de forma austera pero digna.
  5. Protección del medio ambiente (por supuesto, nunca sucederá en Canadá lo que sigue ocurriendo en El Salvador, no solo no tenemos ley de agua sino que algunas de las familias más ricas del país han obtenido la concesión de varios mantos acuíferos): en Canadá el territorio se defiende y se protege, y el Estado respeta y acompaña estos procesos: “según la ONU, a finales de 2015 Canadá había protegido el 11,5% de su territorio. Vancouver se propuso en 2013 ser la ciudad más sostenible del planeta, y va camino de conseguirlo. Dentro del plan para alcanzar su objetivo, sus medidas son envidiables: economía verde, liderazgo climático, construcción sostenible, transporte ecológico, residuos cero, aire y agua limpios, menor huella ecológica y acceso a la naturaleza, donde pretende que todos los residentes de la ciudad vivan a cinco minutos andando de un parque o espacio verde”.

El sueño de este análisis es que el año que viene, cuando el presidente se encuentre con su Asamblea, con sus diputados, con su fiscal, nos cuente que estos cinco sueños están encaminados. Sería mucho pedir que se preocupe por los muertos y los desaparecidos, que baje el presupuesto dedicado al Ejército y lo invierta en educación y salud, sin necesidad de tantos préstamos. Eso sí que no. Su narrativa no va a devolver la dignidad a las víctimas que no han sido reivindicadas desde el conflicto armado. Es que esas cosas no generan buen rating. Eso no lo esperamos. Pero estos cinco sueños volverían la tercera temporada un fenómeno de furor entre la audiencia. Además, le permitirían tener cinco datos para contar frente a la comunidad nacional e internacional. Solo hay una consideración que puede resultar preocupante. La enunció la joven diputada Dania González el 28 de mayo, usando unas palabras muy similares a las que usó en su momento de mayor poder un no tan joven Oscar Ortiz: “a quien no le gusta, que se vaya”. Ortiz se lo dijo a los policías, González se los dice a todas las personas que no piensan y no analizan la realidad como a ella le resulta mejor. Quizá sea un sueño que queda en el tintero, para otra serie que no veremos, la construcción de un El Salvador en donde por fin todas y todos tengan cabida. En donde nadie tenga que migrar por pensar distinto. Ese era el sueño de San Romero y de nuestros mártires. Pero esa es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión.

 

 * Arítculo publicado en el boletín Proceso N.° 47.

Lo más visitado

TEMA(S):

2
Pedro
04/06/2021
14:59 pm
Compas, me apena decirles que en este "editorial" les falló completamente el tono y la redacción. Con el perdón de ustedes, pero más parece el texto de una tarea escolar. Ojala sea sólo un bache. Abrazos fraternos para el equipo
0 3 3
Mh
04/06/2021
14:38 pm
Qué texto tan básico. Entiendo que intentaron darle un toque "original" comparando la situación con "Juego de tronos", pero no lo lograron. Uno esperaría mayor calidad en este tipo análisis, más si cuentan con el aval de la UCA.
0 3 2