¿EDUCO como fin último o como parte de un proceso?

7
Willian Marroquín
28/08/2009

En el país existe la tendencia a magnificar y a valorar las cosas de manera desproporcionada. Así se dice que, en la región centroamericana, el país tiene el mejor estadio de fútbol, el mejor aeropuerto, las mejores carreteras, los mejores centros comerciales, las mejores playas, etc. Algo parecido sucede en educación con el programa EDUCO. Al escuchar o leer las opiniones en diversos medios sobre este programa educativo, da la impresión que nosotros lo hemos inventado, que somos un ejemplo para el mundo y que, incluso, el país ha ganado reconocimientos y premios del Banco Mundial. Y por todo esto EDUCO no se debe tocar....

Algo que no nos debe extrañar es que el Banco Mundial, que financió el programa EDUCO desde 1991 a 1995 (a través de préstamos millonarios), nos eche flores por los logros obtenidos. Sería ilógico que un programa nacido dentro del Banco recibiera críticas negativas por parte de ellos mismos.

Al observar todos los países en los que el Banco ha introducido el programa, es obvio el interés económico de presentarlo como exitoso. Para no ir muy lejos, este programa existe en Guatemala con el nombre de PRONADE y en Honduras, como PROHECO. Pero, realmente, ¿ha sido tan beneficioso y exitoso EDUCO para el país? Para responder a ello, a continuación algunos hallazgos encontrados luego de consultar informes nacionales y del Banco Mundial sobre el programa.

¿De dónde surge EDUCO? Tiene su base conceptual en lo que se conoce como "gestión centrada en la escuela" (SBM: School-Based Management, en inglés). En esencia, ésta consiste en la descentralización de la autoridad del gobierno central al nivel de la escuela. Malen, Ogawa y Kranz (1990) la definen así: "Puede verse conceptualmente como una alteración normal de las estructuras de gobierno, como una forma de descentralización que identifica a la escuela como la unidad principal para el mejoramiento (de la educación) y confía en la redistribución de la autoridad como el medio clave para decidir-hacer, (y) a través del cual el mejoramiento (de la educación) podría ser estimulado y sostenido".

La publicación del Banco "Decentralized Decision-Making in Schools:The Theory and Evidence on School-Based Management", de 2009, establece que los programas de gestión centrada en la escuela transfieren autoridad a través de una o varias de las siguientes actividades: "Asignación de financiamiento, manejo del personal (contratación y despido de profesores y otro personal de la escuela), pedagogía (desarrollo de curricula escolar), mantenimiento e infraestructura (entrega de libros de texto y otros materiales educativos), y monitoreo y evaluación (del desempeño del profesor y de los resultados de aprendizaje de los estudiantes)".

Luego de estas definiciones veamos los resultados de EDUCO desde diferentes fuentes: el Gobierno (en este caso, la administración anterior) y los reportes del Banco Mundial. (Por limitaciones de tiempo, no pudo consultarse los estudios realizados en el país sobre este programa).

EDUCO visto desde el Gobierno anterior. Según Di Gropello, especialista en educación del Banco Mundial, "las escuelas del programa EDUCO se establecen solo en zonas rurales (en comunidades con al menos 28 estudiantes) y brindan educación preescolar y básica (grados del 1º al 9º). El MINED contrata asociaciones comunales para la educación (ACE) y les transfiere fondos, materiales didácticos y les ayuda a organizar, legalizar y capacitar a las ACE para que brinden servicios educativos a una comunidad. Las ACE seleccionan, contratan y supervisan maestros, construyen y dan mantenimiento a las escuelas y canalizan el apoyo de la comunidad a la escuela. Los supervisores de distrito o técnicos de enlace del MINED proporcionan el apoyo técnico y administrativo a las ACE, entregan asistencia técnica a los maestros, divulgan información sobre EDUCO y el MINED ayuda en la creación de las escuelas".

El programa EDUCO ha sido financiado completamente por el Gobierno desde 1996 y tiene 18 años de vida. En 2005, tuvo un presupuesto asignado de 77.2 millones de dólares, que representaron alrededor del 15% del presupuesto del MINED. Para ese año, EDUCO tuvo 2,122 asociaciones comunales para la educación, 8,020 maestros, 12,551 secciones (aulas de clase) y atendió a 323,194 estudiantes.

Al analizar al programa en términos de porcentaje de la matrícula rural pública, se encuentra que su mayor impacto está en la matrícula preescolar (50%) y en los grados 1º-3º (41%); los porcentajes disminuyen en los grados superiores. Por otra parte, EDUCO abre oportunidades de educación para los niños más pobres; permite una gran agilidad en la creación de servicios de educación; disminuye el ausentismo de los maestros y, por lo tanto, incrementa el tiempo de aprendizaje de los niños; y sirve como un mecanismo para promover la participación de la comunidad en favor de lograr una mayor calidad educativa. Además, en las pruebas nacionales de matemática y lenguaje (en los grados 3º, 6º y 9º), las escuelas EDUCO presentaron mejores notas que las escuelas rurales públicas, también llamadas escuelas rurales tradicionales (ERT).

EDUCO visto desde los informes del Banco Mundial. Se revisaron dos informes. El primero, del año 1997 (con datos de 1996), titulado "El Salvador’s EDUCO Program A First Report On Parents’ Participation in School-Based Management"; y el segundo, del año 2009, "Decentralized Decision-Making in Schools: The Theory and Evidence on School-Based Management", que presenta una sección dedicada a EDUCO.

Los resultados del primer informe son lo siguientes:

  • Los padres de las ACE, en escuelas EDUCO, participan más en las actividades del centro escolar y sienten que tienen mayor influencia en los procesos de decisión-hacer y una relación más directa con los maestros.
  • Las condiciones físicas de las escuelas EDUCO son peores que las escuelas rurales tradicionales (ERT), y el estatus socioeconómico de los hogares de los estudiantes de EDUCO, junto con el nivel académico de los padres de estos niños, es menor que el de los estudiantes en aquellas. Las ERT tienen mejor acceso a letrinas, electricidad y agua que las escuelas EDUCO; éstas tienen más textos y materiales didácticos que las ERT.
  • El estudio demostró que no existe diferencia significativa en el rendimiento académico de los estudiantes en ambos tipos de escuelas.
  • Los objetivos del programa EDUCO se cumplen en atender comunidades muy pobres y en promover la participación de los padres en el manejo de la escuela.
  • El nivel académico de los maestros EDUCO es mayor que los de las ERT.
  • La composición del grupo familiar en ambos sistemas, EDUCO y ERT, es igual (66% ambos padres, 34% un padre o ninguno).
  • El grado escolar de los padres en ambos sistemas es bajo; la mayoría tiene menos del tercer grado.
  • No existe diferencia en la dedicación de los padres a la educación de sus hijos en ambos sistemas.
  • Los niveles de ausentismo y repetición de grado (16% y 7 %, respectivamente) son similares en EDUCO y las ERT; la deserción escolar es mayor en EDUCO (12%) que en las ERT (8%). Las causas del abandono de la escuela son enfermedades y la necesidad de trabajar de los niños.
  • Los resultados académicos en matemática y lenguaje en el tercer grado son ligeramente mayores en las ERT que en EDUCO.

El segundo informe menciona los siguientes resultados:

  • Existe un crecimiento apreciable en la matrícula de niños en EDUCO: se pasó de 8,500 en 1991 a 320,000 en 2001. Este último dato representa el 50% de la matrícula total en el área rural.
  • No existe diferencia estadística apreciable en los rendimientos académicos de los estudiantes cuando se compara EDUCO con las ERT.
  • Los niños que asisten a EDUCO tienen un 64% de probabilidad de continuar en la escuela en los próximos dos años.
  • Los estudiantes de EDUCO tienen menos probabilidad de perder clase debido a la ausencia de los maestros.
  • Los maestros de EDUCO pasan más tiempo en reuniones con padres de familia y más tiempo dedicados a enseñar.
  • Los padres de familia de las asociaciones comunales para la educación en escuelas EDUCO visitan la escuela al menos una vez cada semana; es decir, el número de visitas a la escuela EDUCO es 3 ó 4 veces mayor que las visitas de padres de familia a las ERT.
  • EDUCO tiene mejores condiciones en los salones de clase (medido en el tamaño de los grupos y en la disponibilidad de bibliotecas en el aula) que las ERT.

Al analizar estos resultados es claro que el mayor impacto del programa EDUCO ha sido el incremento de la cobertura escolar en la zona rural y lograr un rol más activo de los padres de familia y la comunidad en el manejo de la escuela. Estos resultados no se reflejan de manera significativa en el logro de aprendizaje de los estudiantes ni en la mejora del ausentismo, deserción escolar y repetición de grados cuando se compara con las ERT.

Los avances en calidad de educación y mejora del aprendizaje de los estudiantes no son evidentes y contundentes al comparar EDUCO con las ERT. Ninguno de los estudios consultados aborda lo que los maestros piensan del programa EDUCO. Es aquí donde se abre una línea de investigación importante, ya que se ha evaluado el programa desde arriba y no desde abajo. Al ver los resultados del aprendizaje de los estudiantes en la modalidad EDUCO, no hay evidencia de que la autoridad de las asociaciones comunales para la educación en quitar y poner profesores sea un factor de mejora de calidad, como se asume en la base conceptual de la gestión centrada en la escuela. Algo que salta a la vista en todos los estudios consultados es que es necesario mejorar la infraestuctura física de las escuelas (más aulas para evitar diferentes grados en el mismo salón de clase), las letrinas, el acceso a agua potable y a la electricidad, y la asignación de libros de texto, material didáctico y bibliotecas, tanto a escuelas EDUCO como a las escuelas rurales tradicionales.

Como conclusión final, cabe suponer que la suspensión del traslado de fondos a las asociaciones comunales para la educación para la gestión de las escuelas no tendrá impacto negativo en el desempeño académico de profesores y estudiantes. Más bien, EDUCO debe pensarse como un eslabón en el proceso de construir ERT de calidad; es decir, usar EDUCO como punto de inicio para ampliar la cobertura educativa y lograr apoyo comunitario a la gestión escolar. Y luego, al final del proceso, establecer escuelas rurales tradicionales consolidadas y de mejor calidad.

Lo más visitado
0