El laberinto presidencial

52
Rodolfo Cardenal
21/05/2020

Casa Presidencial comenzó a gestionar la pandemia con el patrón centralizador y autoritario que la caracteriza. Al cabo de más de dos meses, la gestión da muestras de agotamiento. Prueba de ello es la rabieta del presidente porque la Sala de lo Constitucional le desautorizó un decreto fraudulento; una exhibición en cámara de inmadurez, indigna de un presidente de la República. Casa Presidencial se enreda en su propio laberinto, mientras se lleva de encuentro a la población más vulnerable. Qué sentido tiene “encerrar” un mes cuando dos semanas es suficiente, según los especialistas. Las flagrantes contradicciones de los voceros presidenciales evidencian decisiones desafortunadas. Es así como el discurso oficial carece de credibilidad, tal como lamenta el ministro de Salud. El argumento de que trabajan incansablemente (24/7) para salvar vidas tiene cada vez menos aceptación. No porque la vida no se valore, sino porque Casa Presidencial no parece tener otra respuesta que la amenaza, el miedo, el insulto y el castigo. El hastío ciudadano comenzó a manifestarse hace algún tiempo, para irritación de los voceros presidenciales.

Las múltiples dimensiones y complejidades de la crisis de la covid-19 han desbordado la obsesión centralizadora de una Casa Presidencial desconfiada e insegura, que no sabe delegar. La crisis incluye la salud y la vida. No solo amenaza el virus, sino también el hambre. Decenas de miles ya padecen más hambre de la habitual. ¿Cómo conjugar el necesario distanciamiento social con la población que se rebusca para comer? El dinero y las canastas básicas no pueden satisfacer esa necesidad vital. En parte, por la centralización proverbial que no tolera la delegación. La complejidad del desafío hace del manejo centralizado una temeridad. La centralización y el sigilo pierden a una gestión presidencial que ha confundido el deseo —legítimo, por cierto— de mostrar al presidente Bukele al “frente de la emergencia” con el monopolio de la gestión.

La estadística de la pandemia no es fiable, porque los resultados de los test tienen un retraso de varios días, porque utiliza números absolutos en vez de tasas y porque no dispone de control independiente. Tampoco es fácil ubicar la cadena de contagio, porque no utiliza la dirección actual, sino la del DUI, y porque los test son palmariamente insuficientes. De ahí que los diagnósticos y las decisiones basadas en esos datos sean necesariamente equívocas, sino erradas. En opinión de los especialistas, el colapso del sistema de salud es una fabricación del Ministerio de Salud, ya que la inmensa mayoría de los pacientes son asintomáticos y estables y, en consecuencia, no necesitan hospitalización, sino un seguimiento cuidadoso.

Además de la falta de datos precisos, los diletantes asesoran las órdenes emanadas de Casa Presidencial. Los ignorantes ordenan en los hospitales. Una instancia desconocida y ajena a la realidad dirige los centros de “detención” de miles de personas. Y rigiéndolo todo, como mantra infalible, los “protocolos”. Los desatinos y los errores proliferan. Así lo ha debido reconocer en algunas ocasiones el ministro de Salud, aunque sin capacidad o poder para corregir el curso. No debe, pues, extrañarse de la poca credibilidad de su discurso. Casa Presidencial se defiende alegando que está en contacto con expertos extranjeros de lugares lejanos, ajenos a la realidad nacional. Los Gobiernos más exitosos en el control de la covid-19 han sido aquellos que han puesto a personal médico especializado al frente de la gestión de la crisis. Han sometido la decisión política al juicio de los especialistas. Aquí, en cambio, prevalece el criterio político, disfrazado de defensor de la vida, para que el presidente Bukele aparezca “al frente de la emergencia”.

Este rumbo es muy peligroso. El descontrol puede tener un costo en vidas humanas más elevado del razonablemente esperado. No solo por la pandemia, sino también por las enfermedades desatendidas, los desarreglos mentales y el hambre. El desempleo y el hambre se ciernen amenazadoramente sobre el futuro inmediato. El aumento descontrolado del gasto público, incluida la tenaz resistencia a rendir cuentas y la corrupción, están hipotecando el futuro de las generaciones jóvenes.

Aún es tiempo para rectificar, pero no hay apertura ni voluntad. Los llamados a la unidad y al diálogo, insistentes últimamente, son vacíos y poco creíbles. Hasta ahora, el llamado de Casa Presidencial a la unidad nacional es un emplazamiento para alinearse con su inquilino. El diálogo que ofrece viene acompañado de descalificaciones, algunas cargadas de machismo, e insultos. En el mejor de los casos, permite expresar opiniones, pero sin intención de considerarlas. La negociación ha sido un chantaje. El empecinamiento pareciera indicar una posición muy sólida. Pero no es suficiente para superar las crisis, tal como lo muestra la negociación con los grandes capitales. El primer paso para entablar un diálogo fecundo corresponde a quien detenta el poder, porque tiene la responsabilidad mayor. Más aún, la mala experiencia con “los diálogos” anteriores obliga al presidente Bukele a dar muestras claras de buena voluntad para abrir espacio a la búsqueda de un entendimiento, cuyo único interés sea el bien general.


* Rodolfo Cardenal, director del Centro Monseñor Romero.

Lo más visitado
27
Antonio
26/05/2020
11:52 am
A manera de conclusión de los comentarios al artículo del Padre Cardenal, sólo el tiempo nos podrá esclarecer el éxito o fracaso de las medidas sanitarias lideradas por el gobierno del Salvador, falta algún camino por recorrer y la crítica del padre debería servir como reflexión dejando de lado las aristas pasionales que nos caracterizan como sociedad, es bueno cuestionarlas y tenerlas en cuenta.
0 0 0
Antonio
26/05/2020
11:52 am
Me parece que las críticas de las supuestas críticas el proceso del sector salud, no son tales. El Padre Cardenal se refiere a la falta de datos precisos, estadísticas confiables sobre la pandemia, a la insatisfacción por el inadecuado uso de aptitudes, sobre todo al personal médico especializado al frente de la gestión de la crisis. Quizá la que si le doy a Roberto 1, que creo saber quién es porque también estudie en la UCA con los mismos maestros, es sobre el porcentaje de lo asintomáticos, aunque el padre menciona que no es su opinión si no de especialistas, debería mencionar ¿Quiénes son esos especialistas? Eso sí creo que lo debió haber dicho.
1 0 0
Roberto1261539765
29/05/2020
11:08 am

Gracias por su opinión Antonio. El Padre Cardenal usa argumentos débiles. Siendo Rodolfo Cardenal sacerdote Jesuita debería haber dicho resueltamente: "Este virus es letal y muy infeccioso". Ya se probó su letalidad e infecciosidad en los países desarrollados de Europa y USA. Las medidas y fases propuestas por el gobierno son las correctas: 1o. Aislamiento y cuarentena para contener el virus; 2o. Aplanar la curva para evitar el colapso del sistema de salud y 3o. Reactivación Económica. La Fase 3a. es misión del sector empresarial, el gobierno únicamente puede estimular y acelerar la reactivación económica por eso propuso la creación de los fideicomisos para la micro y mediana empresa y los fondos de inversión para financiar a los diferentes sectores empresariales de El Salvador. Recuerde que la ANEP de Luis Cardenal aceptó este acuerdo pero Javier Siman desbancó a Luis Cardenal y hecho a la basura esta estrategia la que tarde o temprano se tendrá que revisar y re-lanzar.

0 0
Antonio
26/05/2020
11:51 am
El recurso del diálogo debe ser usado con mucha cautela dice el crítico Roberto 1, y yo me pregunto: ¿Será que el accionar de nuestro presidente se ha caracterizado por la cautela, el tacto y el tino? Lo que se le admira al presidente es su dureza, astucia y valentía, dice Roberto 1. Sorprende como la añoranza del liderazgo duro a lo Martínez sigue presente en nuestra gente. La historia a tomar en cuenta ¿Cuál es? la inmediata, la más reciente, sobre todo y destacando la que tiene que ver con la ascensión de Nayib al ejecutivo. Nos olvidamos de la historia de caudillos sociópatas y megalómanos que dieron signos alarmantes que la población no descubrió hasta que fue demasiado tarde. ¿Y qué se entiende por contexto importante a tener en cuenta? El único contexto valido y significativo es el 95% de apoyo de las encuestas de opinión pública. Valdría la pena dedicarle un par de horas al libro “La civilización del espectáculo” del premio nobel Vargas Llosa.
1 0 0
Roberto1261539765
29/05/2020
10:57 am

Estimado Antonio: en consideración a sus objeciones, le invito a revisar sus afirmaciones y auto-cuestionar su comparación Bukele versus Martínez. Bukele tiene una postura totalmente pro-vida (mientras sus opositores son pro-$), Martínez masacraba a sus opositores en una época en que El Salvador aún no firmaba los acuerdos internacionales anti-crimenes de lesa humanidad. El Liderazgo de Bukele no es el de un "dictador" per se (quizá su discurso si lo es). El mismo embajador de USA. al ser increpado por los periodistas, ha observado la gran cantidad de criticas, confabulaciones y reacciones contra Bukele en un ambiente que es democrático y no totalitario. Usted debe observar que Bukele no quiere negociar con ellos porque la mayoría son muy corruptos (delincuentes de cuello blanco)....Es decir, él los des-legitima aunque "legalmente" hayan sido elegidos dramáticamente.

0 0
Roberto1261539765
23/05/2020
10:28 am
Espero publiquen mis comentarios porque son la respuesta al articulo del Padre Rodolfo Cardenal. No soy de nuevas ideas. Fui alumno del Padre Martín Baró, Padre Achaerandio, padre Montes, Padre Sainz, Padre Santamaría. He aprendido a leer y a escribir con el pensamiento del Padre Ellacuría.
1 2 6
Pedro
23/05/2020
12:31 pm

Hoy puedo decir que lo he visto todo: he acá un golondrino que sabe escribir, pero como buen golondrino, mentiroso: "no soy de nuevas ideas" (pero mi prezi es lo mácsimo) y "fui alumno del Padre" (cura metiche, cino alluda, no estorve)

2 5
Roberto1261539765
23/05/2020
10:25 am
Cuando la opción es negociar con diputados que tienen nexos con las pandillas, el narcotráfico y que tienen vicios tales como el clientelismo, el desfalco histórico de los fondos públicos de los últimos 30 años y asimismo, están señalados por crímenes de lesa humanidad, “negociar” es un recurso que se debe usar con mucha cautela sobre todo si la contraparte (los diputados de ARENA y FMLN) actúan con intereses políticos. Precisamente, esto es lo que el pueblo le celebra a Nayib Bukele: su dureza, astucia y valentía para luchar por intereses de nación en lugar de plegarse a un sistema democrático viciado que por cierto nunca ha funcionado a pesar de que los funcionarios hayan sido elegidos por votación popular. A todas luces, el Padre Cardenal no esta tomando en cuenta la “historia” ni el “contexto”. Nayib Bukele está “dirigiendo y liderando” (con más del 95% de apoyo popular) en medio de una de las más grandes tormentas que ha enfrentado este pequeño navío llamado El Salvador.
0 5 9
Roberto1261539765
23/05/2020
10:25 am
Definitivamente, mezclar el abordaje de una pandemia con intereses políticos no es ético pero en el caso del Gobierno de Nayib Bukele ha privado el interés primario por la salud por sobre el interés por la economía. Este tema ha sido el detonante de muchos de los disensos con la Asamblea Legislativa y con el sector empresarial. Definitivamente, los discursos políticos de los detractores del gobierno han estado cargados de intereses económicos y políticos por acortarle días al aislamiento social más que por proteger vidas. En este punto el pueblo esta a favor del Gobierno y al parecer, el Padre Cardenal está yendo en la dirección contraria. Para la UCA “dialogar” es una prioridad principalmente pero “dialogar” es un recurso primordial que no se hace “a ciegas e incondicionalmente” y sin tomar en cuenta “la historia” y el “contexto”. El padre Ellacuría ya habría hecho esta salvedad, ¿negociar a costa de qué? ¿Negociar a favor de quién?.
0 3 6
Roberto1261539765
23/05/2020
10:24 am
Las críticas al proceder del sector salud (médicos y paramédicos) son afirmaciones fundamentadas en casos excepcionales y no en el accionar general del gobierno. Una prueba contundente de esto es que el personal médico y paramédico del sector público apoya ampliamente la gestión del presidente. Ciertamente, al inicio de la emergencia, se adoleció de falta de equipos de protección debido a errores locales y a que algunos funcionarios no los hicieron llegar oportunamente a los hospitales. Por otro lado, los médicos más críticos de la gestión de salud son médicos que hacen consulta privada, algunos no están en el país, o son dueños de hospitales y laboratorios privados, que en la cuarentena no han podido operar tratando casos de COVID19. Finalmente, estos médicos, hospitales, clínicas ya han sido autorizados para tratar casos COVID19.
0 2 6
Roberto1261539765
23/05/2020
10:24 am
El que la mayoría de casos positivos sean asintomáticos es una falacia del Padre Cardenal. En general el porcentaje de asintomático es el 35%. En este sentido, estos casos asintomáticos no son excusa para afirmar que el sistema de salud no pueda colapsar. La necesidad de construir y acondicionar hospitales, la compra de respiradores y equipos para Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs) es una prioridad real. El crecimiento exponencial de casos positivos en todos los países ha generado el colapso de sistemas hospitalarios mucho más grandes, sofisticados y robustos que el nuestro, ya de por sí, pequeño, débil e insuficiente.
0 3 6
Roberto1261539765
23/05/2020
10:24 am
La cadena de contagio se rastrea con los recursos que se tienen. No obstante, el DUI tiene un margen de error porque los lugares de residencia que declara no siempre son los lugares reales o actuales, el DUI ha sido muy útil en la mayoría de los casos. Por otro lado, el número de test realizados en El Salvador es unos de los más grandes de Latinoamérica y realmente es una fortaleza al momento de detectar casos positivos en las cadenas de contagio. Cuestionar el éxito de las medidas sanitarias lideradas por el Gobierno de El Salvador es un desacierto movido por la falta de objetividad.
0 3 5
Roberto1261539765
23/05/2020
10:23 am
El argumento de que las estadísticas de la pandemia no son fiables es, por demás débil, ya que todos los países proveen información que no necesariamente se contabiliza en “tiempo real” (siempre hay un retraso de varios días) y asimismo, dichas estadísticas no se auditan rigurosamente in situ sino que se corrigen en recálculos posteriores. Por otra parte, utilizar números absolutos en lugar de tasas o ratios no es una deficiencia ni aquí ni en las estadísticas de todos los países del mundo. Aun siguiendo los formatos de la OMS, obtener porcentajes de fallecidos respecto de la población total lo único que genera es una “visión atomizada” del problema a tal punto que los más egoístas optan por tipificar la pandemia como “un simple resfriado del cual todos nos contaminaremos tarde o temprano”. A este respecto, ya vimos casos de países en los que se ha tenido que retroceder por el abrumador crecimiento de contagiados y muertos. Suecia, Bélgica, Inglaterra, Chile, USA, etc. son buenos ej
0 3 6
Roberto1261539765
23/05/2020
10:23 am
De acuerdo a los principios del liderazgo y el desarrollo organizacional, las crisis deben ser gestionadas de forma centralizada. Este estilo de dirección es totalmente válido en emergencias. En los países más exitosos, tales como Alemania, Taiwan, Japón, Corea del Sur, etc. los Congresos y demás instituciones se han volcado a apoyar a sus presidentes y no a sabotearlos como en nuestro caso. En este punto, es interesante acotar que el Padre Rodolfo Cardenal siendo nicaragüense ignora (o no critica abiertamente) el irresponsable accionar de Daniel Ortega pero lanza sendos ataques “supuestamente bien fundamentados” sobre un gobierno que ha sido coherente con el sentir del pueblo. Recuerde que Nayib Bukele goza de más del 95% de apoyo popular aún a pesar de que, hoy por hoy, el pueblo esta bien informado y a sus teléfonos celulares llegan todo tipo de planteamientos y criticas anti-Bukele.
0 3 5
Roberto1261539765
23/05/2020
10:23 am
Los efectos adversos de la cuarentena tales como la perdida de empleos, la quiebra de empresas y la crisis alimentaria, obviamente no se solventan con canastas alimenticias ni con subsidios de $300. Estas como otras, son acciones mitigadoras no soluciones permanentes. Sin embargo, este es un dilema de todos los países, especialmente los países pobres. En este sentido, la recuperación del empleo y el “salvataje de empresas” fue la primera estrategia planteada y acordada entre el gobierno y ANEP a través de los fideicomisos y los fondos para la reactivación económica antes del sabotaje realizado por ARENA liderada por Javier Siman (relevo de Luis Cardenal).
0 2 6
Roberto1261539765
23/05/2020
10:22 am
El gobierno ha intentado desde el inicio de la pandemia, trabajar en equipo con los diputados, los alcaldes, las gremiales. Prueba de esto es que si se hicieron acuerdos con ANEP. Acuerdos que no fueron honrados por el nuevo presidente de la gremial (Javier Siman). Este incumplimiento, saboteó el respaldo financiero para la estrategia de reactivación económica. Esto derivo en acuerdos directos entre el gobierno y el “sector empresarial” (gran Capital) y con los alcaldes de ARENA dejando de lado a ANEP y ARENA al margen de las negociaciones.
0 2 5
Roberto1261539765
23/05/2020
10:22 am
El que Casa Presidencial no tenga otras opciones no es una limitación exclusiva del Gobierno de El Salvador. Los supuestos mensajes para generar pánico nunca existieron. Al revisar los comunicados se habló de realidades (Italia, España, USA, etc.). En todo caso, mucha gente incrédula de nuestro país ha querido tipificar el COVID19 como un resfriado común, al igual que Donald Trump (USA), el Primer Ministro del Reino Unido o Bolsonaro (Brasil), López Obrador (México) y Ortega (Nicaragua)….ellos y otros muchos presidentes, han tenido que reconocer la “infecciosidad” y la “letalidad” del virus. En este punto, contrariamente a lo que afirma el Padre Cardenal, las proporciones estadísticas, ratios, tasas se vuelven irrelevantes.
0 3 6
Roberto1261539765
23/05/2020
10:21 am
Los errores del gobierno no han sido sistémicos ni normativos. Por ejemplo, traer a los compatriotas varados en otros países no es un acto unilateral para enviar aviones y repatriarlos. Se necesita un proceso logístico para “evaluar” su estado individual de salud, uno-por-uno, para distinguir entre sanos y contaminados y además la capacidad instalada para recibirlos en ambos casos: aislamiento clínico para tratamiento o cuarentena en centros de contención o cuarentena domiciliar hasta estar seguros de su condición sana. Asimismo, en el manejo de los centros de contención, ciertamente ocurrieron errores que se fueron corrigiendo hasta aislar personas en hoteles. Esto obviamente es un esfuerzo sujeto a disponibilidad de habitaciones y a la logística de respaldo requerida. Por otro lado, los compatriotas no están en una sola ciudad sino en múltiples ciudades lo cual hace más compleja su repatriación
0 2 6
Roberto1261539765
23/05/2020
10:21 am
La línea del Gobierno de Bukele siempre ha sido clara. Primero, aislamiento social (cuarentena), Segundo, aplanar la curva de la pandemia y Tercero, reactivar “gradualmente” la economía. El tema central de esta estrategia es que se necesita dinero para hacerla factible y es la Asamblea Legislativa la que aprueba.
0 2 5
Roberto1261539765
23/05/2020
10:21 am
Los criterios de la Sala de lo Constitucional son coherentes con la constitución y están movidos por la lógica jurídica de las demandas de inconstitucional y no precisamente por la lógica humanista ni por una estrategia de prevención de la pandemia. En este sentido, y muy a pesar de su proclamada “pureza constitucionalista”, es obvio que el accionar de los Magistrados también tiene un trasfondo político. En gobiernos anteriores y con otros magistrados, cuando se privatizaron los bancos, las telecomunicaciones (ANTEL), la Previsión Social (AFPs), la Distribución de Energía (AES / Del Sur), cuando se “dolarizó”, etc. la Corte Suprema de esos periodos gubernamentales no hizo ningún dictamen en contra de acciones unilaterales que solo beneficiaron a unos pocos, aún a pesar que se hicieron demandas y se realizaron protestas.
0 3 5
Roberto1261539765
23/05/2020
10:20 am
Ante las afirmaciones del padre Cardenal asegurando que Casa Presidencial comenzó a gestionar la pandemia con el patrón centralizador y autoritario que la caracteriza, hay muchas pruebas de que se ha intentado acercamientos y diálogo con todos los sectores (Diputados, Alcaldías, Gremiales, etc.). Se ha intentado de todo y se ha resistido para no anteponer intereses económicos y políticos a los intereses de la salud del pueblo. Precisamente este ha sido el punto álgido que más incómoda los detractores del gobierno. Al parecer el Padre Rodolfo Cardenal omite este argumento que por cierto es el más importante en la vorágine de intereses políticos y limbos jurídicos.
0 3 6
Erwing
22/05/2020
11:10 am
He leído ya en varios artículos, incluido este, que aún estamos a tiempo de rectificar el rumbo. ¿Podría explicar cómo cree que esto sería posible? Lo veo muy difícil y complicado.
0 2 4
Carlos1243924592
21/05/2020
21:58 pm
Rodolfo, un saludo. Muy bueno tu artículo, pero siento que solo has visto un lado. A Nayib lo han boicoteado desde antes de llegar a la silla. No disculpo su falta de tacto, sus desmanes de tiranuelo de farsa, su actuación con base en rencores y venganzas; sin dejar de lado los personajes oscuros de ideologías pasadas que se han enquistado en su gobierno, pero también es lamentable la nada profesional de la actuación de los diputados y de la inefable Sala de lo Constitucional, heredera de aquellos que bloquearon lo poco, malo o bueno, que quisieron hacer los del gobierno anterior. Yo veo un panorama muy complicado, no solo por Nayib y un futuro incierto. Y para mientras, el pueblo, dividido, sin líderes y chapoteando en los odios antiguos y nuevos. Un abrazo.
0 18 19
Jose975674445
21/05/2020
18:28 pm
Interesante artículo Padre. Sin embargo me pregunto la razon o razones que hay detras para permitir a los otros dos organos a no actuar ni siquiera de facto... porque lo que esá sucediendo se está saliendo de control aunque para ellos en el gobierno, todo parezca que les está saliendo bien. Cuando uno analiza los comentarios de algunas personas al revisar contenidos como este, se mira realmente la población que votó por él, por lo que como academia, nos reta a ampliar nuestro trabajo de concienciación... hay mucho por hacer... en materia educativa. pero es bueno seguir adelante. Ayer puse mi granito de arena en Colatino con un tema similar... ojalá y contribuya en algo. Saludos.
0 16 12
Abelardo
21/05/2020
16:28 pm
Saludos Rodolfo. En Bolivia pasamos por lo mismo. El autoritarismo y mucha corrupción enturbia las buenas intenciones del gobierno transitorio.
0 12 9
Esteban637120460
21/05/2020
15:45 pm
En condiciones normales, el artículo de Cardenal sería juicioso pero con la deriva delirante gubernamental es imposible aplicarla. La contención y confinamiento de la población en sus domicilios es la fórmula perfecta para el control ciudadano. El problema será cuando no pueda contenerlo indefinidamente y los contagios se desbordarán. ¿Aplicará la fuerza? No sería su mejor baza de cara a las elecciones de 2021 queu son su real objetivo actual. ¿Llegará indemne?
0 12 20
Lidia
21/05/2020
12:54 pm
Gracias por sus invaluables aportes intelectuales a la UCA y en especial al Padre Cardenal, quien ayer y hoy, siempre ha estado contribuyendo a las más acertadas y objetivas lecturas de nuestra realidad como nación. Sus aportes académicos, de investigación, dialogo y concertación social han sido loables siempre y ahora más que nunca los necesitamos. Agradecimientos totales a la UCA!!!.
0 66 18