Investigación: misión y deber universitario

11
Margarita Moreno
24/11/2015

En el marco de la celebración del 50.° aniversario de la UCA, en el campus se desarrolló el Encuentro Nacional de Investigación, que cada dos años organizan los centros de educación superior del país, en cooperación con diversas instituciones de investigación.

ARCHIVOS RELACIONADOS

ico Parte I
ico Parte II
ico Parte III
ico Parte IV
ico Parte V
ico Parte VI
ico Parte VII
ico Parte VIII
ico Parte IX
ico 1448410400-5654fd20ad337.pdf

La actividad se realizó el 5 y 6 de noviembre, con el tema “Futuro y retos de la investigación en El Salvador”. El objetivo fue reflexionar sobre los aportes de la Universidad al país en los diferentes campos de estudio; y evaluar los desafíos estratégicos que la realidad nacional le plantea a la investigación científica.

En el acto de inauguración, en el Auditorio “Ignacio Ellacuría”, Lidia Salamanca, vicerrectora académica, explicó que el principio rector de la investigación de la UCA es llegar a “identificar e interpretar aquellos puntos claves de la situación actual, en orden a intervenir universitariamente sobre ellos para sustituir su estructura por otras en la dirección del cambio que se desea impulsar”.

Asimismo, aseguró que a la hora de investigar, la Universidad “no pone énfasis en tener artículos publicados en revistas internacionales o aparecer en los rankings”, aunque reconoció que son elementos importantes del quehacer académico. Lo que es fundamental para la UCA es medir el impacto de sus investigaciones: “Qué tanto nos han permitido conocer la realidad y qué tanto hemos logrado proponer alternativas viables para resolver los problemas estructurales del país”.

Y es que, como explicó Andreu Oliva, rector, la investigación es “un deber ineludible” y “un instrumento privilegiado” que permite realizar la misión universitaria de transformar la realidad nacional e “incidir en la cultura y en la conciencia colectiva para impulsar el cambio social”.

En este sentido, aseguró Oliva, se “debe insistir en todo momento que la investigación no es apolítica ni imparcial. Para la UCA, todo su quehacer, y por ende su investigación, debe estar parcializado en favor de la vida y la liberación de las mayorías excluidas del actual sistema”.

Luego de las palabras de apertura, se dio paso la conferencia inaugural: “50 años de investigación y desafíos del país”, a cargo de Román Mayorga Quiroz, exrector de la Universidad, y el economista Héctor Dada Hirezi.

Mayorga, rector en el período 1975-1979, desarrolló durante su intervención lo que a su juicio son los cinco hitos en la historia de esta casa de estudios: (1) fundación; (2) adquisición de la base material (campus, infraestructura, préstamo del BID, etc.); (3) crisis ideológica interna, en la que se buscó dilucidar el para qué de la existencia de la UCA; (4) primera Junta Revolucionaria de Gobierno de 1979, que implicó la salida de muchos de los laicos más destacados y comprometidos para sumarse al Gobierno provisional; y (5) el asesinato de los mártires.

Mayorga se refirió a este quinto hito como “terrible”, pues “prácticamente descabezó y dejó muy debilitada a la institución”. Y en ese marco, aprovechó para rendir homenaje “a todas las personas, jesuitas y seglares, que mantuvieron viva a la institución y conservaron su prestigio como una de las mejores de Centroamérica”.

El exrector enumeró algunos de los desafíos que, a su juicio, enfrentan las universidades salvadoreñas: ayudar a construir una sociedad justa basada en el conocimiento; afianzar la identidad cultural en un mundo globalizado; transformar cualitativamente el sistema educativo; prolongar la educación durante toda la vida; emplear eficazmente los nuevos recursos tecnológicos; hacer mucha y buena investigación; vincularse con el mundo productivo; resolver el problema del financiamiento; contribuir a la integración latinoamericana; y cumplir bien las funciones universitarias tradicionales.

Por su parte, Dada destacó que en la década de los setenta esta casa de estudios “hizo un esfuerzo heroico por mantener una normalidad académica” en medio del caos político y social. Por ese legado, historia e herencia, dijo, la UCA tiene la responsabilidad de continuar explicando la realidad con credibilidad.

Luego del acto inaugural, se analizaron los aportes de la Universidad en teología, vivienda y hábitat, migración, y violencia e inseguridad. En el segundo día del Encuentro, se abordaron los retos que la realidad salvadoreña le plantea a la investigación, específicamente en los ámbitos ambiental, cultural, económico y sociopolítico. De manera paralela a las conferencias, se montó una feria en la que los departamentos académicos expusieron sus proyectos y brindaron charlas sobre sus estudios más destacados.

El Encuentro finalizó, el 6 de noviembre, en el Auditorio “Segundo Montes, S.J.”, con la conferencia “Actualidad de los retos planteados en 1979”, impartida por Mayorga, Dada y Rodrigo Guerra y Guerra, actores claves en los sucesos políticos de ese año; acontecimientos que, en palabras de Lidia Salamanca, “marcaron el rumbo académico, político y social del país para las siguientes décadas”.

Los ponentes relataron los hechos ocurridos antes, durante y después del golpe de Estado; las esperanzas truncadas con el fracaso de la primera Junta Revolucionaria de Gobierno; y cómo los académicos, específicamente un grupo de catedráticos de la UCA, junto a diferentes actores políticos y militares progresistas, intentaron evitar la guerra civil.

El Encuentro fue organizado por la Vicerrectoría Académica, a través de la Dirección de Investigación. El encargado de la Dirección, Mario Zetino, dio algunos números que ilustran la labor investigativa de la UCA: 7,962 tesis de pregrado y posgrado, 6 mil artículos académicos y, en lo que va del presente siglo, más de 200 investigaciones.

Lo más visitado
0