En torno al Estado fallido

26
Editorial UCA
13/08/2014

Las palabras de monseñor José Luis Escobar sobre la posibilidad de que El Salvador se convierta en un Estado fallido han provocado polémica. Generalmente, se llama así a Estados cuya institucionalidad prácticamente no funciona. En especial, la evaluación se centra en lo relativo al monopolio efectivo del uso de la fuerza. Estados con guerras civiles, terrorismo o falta de control del territorio pueden verse frágiles, cercanos a ser fallidos. Sin embargo, las palabras de un pastor hay que entenderlas en un sentido más amplio.

El arzobispo habla de un Estado que le falla a la gente, no de un Gobierno. Y en ese sentido, la reflexión debe versar sobre el Estado salvadoreño, que se refleja en la Constitución y en las instituciones que le son propias. Según la Carta Magna vigente, que viene, con algunas reformas, desde 1983, el Estado salvadoreño está al servicio de la persona humana y tiene como obligación asegurar para ella "el goce de la libertad, la salud, la cultura, el bienestar económico y la justicia social". ¿Nuestro Estado ha cumplido con éxito esas tareas? No es necesario ser un premio Nobel para darse cuenta de que ha fallado en dar la libertad, salud, cultura, bienestar económico y justicia social que la Constitución promete en su artículo primero.

Es cierto que ha habido mejoras. No solo de gran calado, como los Acuerdos de Paz, sino también en campos educativos o de salud. Pero también tenemos que reconocer que hay fallas y estancamientos que justifican que el arzobispo nos diga que corremos el riesgo de convertirnos en un Estado fallido. Los políticos tienden a usar para sus propios fines las frases de quienes tienen ascendente entre los ciudadanos, como lo son acá los representantes de la Iglesia. Sin embargo, los obispos no hablan para los políticos en exclusiva, sino para toda la sociedad. Por eso, en vez de tomar lo dicho como un ataque al Ejecutivo, que es un órgano del Estado, debemos todos reflexionar si este le está fallando y en qué al pueblo salvadoreño.

De hecho, somos muchos los ciudadanos y miembros de la sociedad civil que pensamos que el Estado salvadoreño necesita reformas profundas, porque tiene fallas graves en su obligación de servir a los salvadoreños. Si no fuera así, la sangría de migrantes se hubiera revertido, detenido o bajado notablemente. Y lo que vemos es un aumento de niños migrantes. Las redes de protección social del Estado son débiles, no cumplen al ciudadano en sus expectativas, y multiplican y acrecientan la desigualdad. Basta contemplar el doble sistema público de salud, con las grandes desigualdades entre el Seguro Social y la red del Ministerio de Salud, para darse cuenta de que vivimos en un Estado que le falla a los pobres, depreciándolos y marginándolos a una salud de tercera categoría.

La discusión y el debate no deberían centrarse en si estamos o no a las puertas de un Estado fallido; más bien, en qué le falla el Estado a la sociedad y cuáles son los factores que inciden en ello. Es cierto que el Gobierno tiene la administración del Estado, pero también la empresa privada, la sociedad civil y ciertas instituciones pueden ocasionar fallos concretos y severos en la organización y funcionamiento estatales. Un Estado organizado más al servicio del capital que del trabajo acaba fallándole a los trabajadores. Y ese es el caso de El Salvador.

Los Estados con frecuencia son configurados por los liderazgos nacionales, sean estos empresariales, políticos, laborales o incluso militares. Los graves problemas del Estado salvadoreño, que lo han llevado a estar a las puertas de ser fallido, tienen sus raíces históricas en formas de organización social autoritarias y oligárquicas. Y de esas formas quedan todavía demasiados residuos en las instituciones, los partidos políticos y la cultura misma. Las palabras de monseñor Alas deberíamos asumirlas como una advertencia: el Estado falla cuando no sirve a la gente, cuando no la protege, cuando no le ofrece bienestar. Y salvo momentos especiales y puntuales, el nuestro viene fallando tanto desde sus instituciones como desde sus liderazgos. Tomarse en serio las deficiencias y debatir sobre una necesaria reforma del tipo de Estado en El Salvador sería la forma más coherente y fructífera de recibir la advertencia del arzobispo.

Lo más visitado
15
Anónimo
21/08/2014
15:16 pm
\"Un Estado fallido se caracteriza por un fracaso social, político, y económico, caracterizándose por tener un gobierno tan débil o ineficaz\". Creo que hay muchos países en el mundo que vamos con una inercia hacia esta situación. Todavía hay soluciones, pero tal parece que en el mundo todos los países están serca de ser estados Fallidos.
0 0 1
Anónimo
20/08/2014
14:27 pm
Para el señor Ricardo, y que pasa cuando un religioso habla de la desigualdad entre ricos y pobres, de la tremenda injusticia social causa principal de todos los actuales males, lo tachan de izquierdista,, comunista , etc., pero no solo eso, en el pasado los mataban.. ahora los censuran.
0 1 1
Anónimo
17/08/2014
14:25 pm
Algunos comentarios son muy procedentes, otros muestran su inclinacion politica o religiosa, pero una tal Tesa, hasta amenaza con faltarle el respeto al Arzobispo. Que pasa cuando un religioso dice algo que no es de izquierda, saltan a criticarlo y hay uno que se atreve a criticar a la UCA por este articulo. Senores, mas objetividad por favor. Buen articulo editorial, muy imparcial.
0 1 1
Anónimo
14/08/2014
16:25 pm
Es verdaderamente traumatico y frustrante el camino que ha tomado el personal que tiene en sus manos los tres poderes del Estado y la flaqueza y debilidad con que ejerce el desarrollo de sus labores gubernamentales, sobre todo en el area de la seguridad y el control de la criminalidad. Es devastador contemplar (porque es lo que los salvadorenos estamos haciendo) como se va deteriorando el pais en todos los angulos de su icosaedro , que es la forma que ha tomado, por lo desquebrajado que lo tienen y mantienen los gobernantes y que por supuesto han fallado en el cumplimiento del primer articulo de la Constitucion de este hermoso pais que indudablemente, como ya se ha dicho: \" va en camino a convertirse en un estado fallido\".
0 3 2
Anónimo
14/08/2014
11:25 am
desde cuando los de esta universidad toman en cuente las palabras de un jerarca de la Iglesia?
0 2 5
Anónimo
14/08/2014
08:25 am
Solo una ultima cuestión, que le parecería a Ud. señor Arzobispo que por haber hecho lo que hizo de Tutela Legal, que por cierto, nada se sabe ya de ella, le dijeran que la iglesia esta a punto de ser Iglesia Fallida para los mas pobres,,, solamente. nuevamente gracias.
0 14 1
Anónimo
14/08/2014
07:04 am
Creo que las palabras del arzobispo fueron muy tibias al decir que nos encaminamos a un estado fallido. Pues ya lo somos, el estado falla en en dar seguridad, salud, empleo, estabilidad social, patriotismo, etc. y muchas otras derechos constitucionales al ciudadano, seguimos siendo un pais donde la justicia es como la vibora solo muerde al desclazo.
0 9 9
Anónimo
14/08/2014
07:04 am
Solo una cuestión, con todo respeto, estamos a punto de convertirnos en un estado fallido desde que cerro, convirtio, cambio que sabemos, Tutela Legal del Arzobispado, una de las únicas instituciones que quedaba con destellos de autentica lucha por los mas olvidados del ´país, tenía que trastocarla para que pasara de ser un simbolo de justicia a un recuerdo nada mas, gracias señor Arzobispo, si es que eso se pude agradecer. Mejor dejo de escribir por que le puedo faltar el respeto. Gracias.
0 5 0
Anónimo
14/08/2014
05:25 am
creo que desde siempre el estado nos ha fallado , desdeque nos obligo a buscar otras opciones en otros paises, desde que se reprimia a estudiantes de secundaria y universitarios, se reprimia a los obreros y campesinos y , desde que no se castiga a los responsables de las violaciones a los derechos humanos y que hoy soberbiamente amenazan cuando pierden elecciones llamando a la fuerza armada a defenderlos . Qu en esa epoca era su opoyo incondicional. Por lo menos deberian de pedir perdon y , dejar que se realicen los cambios necesarios para que nuestro pais avance
0 4 1
Anónimo
13/08/2014
19:25 pm
La lucha por la libertad de Las 17, es una oportunidad para que el Estado rectifique por medio del Indulto, contemplado en nuestra legislación, las violaciones a los derechos humanos que se han realizado sobre ellas.
0 3 2
Anónimo
13/08/2014
19:25 pm
Realmente muy decepcionado de \"nuestro\" arzobispo, ¿Le habla al pueblo o le habla a la gente oligarca, a los derechistas, los medios de comunicación?
0 11 4
Anónimo
13/08/2014
16:42 pm
Es cierto que existen deficiencias en Salud, Educación, Vivienda, Trabajo digno, pero estas deficiencias son crónicas, propias de el tipo de estructura económica, social , productiva y política que tiene el País, afirmar que e esta próximo al estado fallido , refleja la mala intención de Monseñor de polemizar, ya que no es una denuncia.¿así se construye País?, ¿así se hace eco de la causa de los sin voz?, así se guía a los creyentes, hacia donde ,hacia la frustración, al desanimo, que hay atrás de estas palabras .
0 9 2
Anónimo
13/08/2014
13:54 pm
Que bueno , que ha habido cambios, Pues en otras èpocas jamàs escuche un arzobispo criticar tan duramente, a un partido. A parte, de nuestro Santo Romero, que si sabia lo que decìa... y nunca tuvo miedo para decirles sus verdades, aquien se lo merecìa
0 15 1
Anónimo
13/08/2014
12:25 pm
Se nota que la posición de este editorial es apoyar la postura del Arzobispado, creo que debería analizarse también que la intención de fondo no radicaba únicamente en señalar que el Estado no termina de funcionar justamente a los salvadoreños, porque si esa fuera la verdadera intención del Arzobispo, también criticaría duramente otros sectores económicos y políticos de este país. Críticas que desde San Romero no se escuchan por parte de un jerarca de este nivel dentro de la iglesia católica. Parece que la UCA, entonces, también está apoyando este juego mediático que propicio el sacerdote Alas.
0 25 2
Anónimo
13/08/2014
11:25 am
Yo opinaría que fue una frase pronunciada a propósito para darle comidilla a los medios de comunicación con linea editorial derechista y a otros funcionarios como el mismo Fiscal General. Monseñor nunca, jamás pronuncia fraces tan concretas como la de ese día, siempre que da opinion le tiembla el valor y dice frases vagas, en cambio ese día dijo algo concreto, Será que le pidieron que pronunciara eso? no sería sorpresa que así fuera. Ese cura jamás ha criticado duramente temas como el Paco Flores o CELENEL, porque no lo hace, por miedo?
0 25 3